Adíos

leer más
María Rodríguez
leer historia

Puede que la decisión te pille por sorpresa, pero ya no hay vuelta atrás, este será mi último post. Las puertas del blog se cierran y dejaré de estar activa en redes sociales. Digo adiós a Cinco Sentidos y Medio después de 7 años en los que he compartido mi vida, mi lucha y mis reflexiones. Pensé que podía cambiar el mundo, pero me equivoqué. El mundo no va a cambiar.

Me siento muy decepcionada conmigo misma, pero también con muchas personas. Creía que éramos un colectivo y que estábamos unidos, que nuestras semejanzas superaban con creces nuestras diferencias y que nos importaba mucho más el beneficio común que el individual, pero me volví a equivocar. 

Nada va a cambiar. Solo nos importa nuestras luchas, nuestra voz y nuestros problemas. El ego y el egoísmo no paran de crecer en la sociedad actual. Todos quieren estar por encima de los demás y tener beneficios. Nadie hace nada sin obtener algo a cambio. 

El mundo se está convirtiendo en un lugar peligroso, en redes sociales los mensajes de odio se convierten en virales y no quiero seguir formando parte de esto. Tampoco quiero seguir formando parte de un colectivo tan dividido, pasivo y egoísta. Si tenemos intención de cambiar, tenemos que abrir los ojos y reconocer la realidad. Doy un paso atrás para que otros lo den hacia delante. 

No quiero seguir formando parte de esta lucha. Estoy desencantada con las formas y por cómo se siguen haciendo las cosas. No se puede luchar con estas herramientas ni con compañeros de batalla que pueden llegar a convertirse en enemigos en cualquier momento. Me he sentido más discriminada y dolida por el colectivo que por el resto de personas. Pensaba que los problemas estaban fuera, en la calle, pero hay mucho por arreglar dentro. No juzguemos a los demás si nosotros hacemos todo aquello que denunciamos con nuestros iguales. 

A lo largo de estos años me he encontrado con personas maravillosas y quiero daros las gracias. Muchas de vosotras me habéis salvado la vida en algún momento. He aprendido tanto a vuestro lado. Me siento tan orgullosa de vuestras historias, de conoceros. Los recuerdos que tengo con cada uno de vosotros y vosotras estarán siempre en mi corazón. No voy a olvidaros. Hoy, con lágrimas en los ojos, os escribo para deciros que tampoco os olvidéis de mí. Lo he intentado, pero han acabado apagando mi espíritu y mis fuerzas para luchar. 

Un 16 de septiembre, nació la persona más importante de mi vida. Por él, y por todas las personas que tienen que enfrentarse a las mismas injusticias que mi hijo, nació Cinco Sentidos y Medio. Hoy se cierra, pero tengo la esperanza de que mi mensaje impacte de alguna forma en ciertas conciencias y que la semilla que he plantado a lo largo de estos siete años siga creciendo de alguna forma. 

Me voy, pero todos aquellos y aquellas que quieran encontrarme, sabrán hallar el camino. 


ADIÓS

Etiquetas: