Crip Camp, el campamento que llegó para revolucionarlo todo

leer más
María Rodríguez
leer historia

Esta madrugada, y como cada año, se celebran los Premios de la Academia para reconocer a la industria y trabajadores del cine en todo el mundo. Este año, los Óscar, son más que especiales, y no solo porque la mascarilla sea la gran protagonista de la alfombra roja, sino porque una producción basada, creada y protagonizada por personas con discapacidad, está nominada en la categoría de mejor largometraje documental. 


Si no has visto Crip Camp, te invito hacerlo. A principios de los años 70, los adolescentes con discapacidad se enfrentaban a un futuro marcado por el aislamiento, la discriminación y la institucionalización. Contra todo pronóstico, un campamento de verano liderado por hippies, llegó para revolucionarlo todo.

El Campamento Jened era un lugar donde los adolescentes, independientemente de sus etiquetas sociales, podían vivir y sentirse como seres humanos. Y digo seres humanos, porque el artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dice que: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Si todavía nos quedan derechos por conquistar, imagínate cómo debía ser la situación en los años 70. 

Diversidad en estado puro. Adultos y adolescentes, con y sin discapacidad, negras y blancas, jugando al hockey sobre la hierba del campamento. Un ejemplo de inclusión y toda una declaración de intenciones en plena decada de los 70.
"En el Campamento Jened intentamos promover un ambiente en el que los adolescentes pudieran ser adolescentes sin todas las etiquetas y estereotipos. Nos dimos cuenta de que el problema no venía de las personas con discapacidad sino de quienes no tenían discapacidad" Larry Allison, director del campamento.
Una imaen del campamento Jened, una monitora está realizando una actividad y está en el centro de un círculo formado por personas con discapacidad en silla de ruedas. Todos parecen estar emocionados y divirtiéndose.iendose.


El campamento fue el lugar donde , por primera vez, unos chicos y chicas con discapacidad se sintieron formar parte de algo, de una comunidad. En Jened, vivieron cosas típicas de la adolescencia, como hacer amigos, jugar al béisbol, vivir sus primeras experiencias sexuales, hablar hasta el amanecer, reír e incluso pillar ladillas. De hecho, la sexualidad es uno de los temas principales del documental. ¿Puede una persona con discapacidad tener sexo? ¿Deseos sexuales? Creo que Judith Heumann, activista fundamental en el movimiento por los derechos de las personas con discapacidad y protagonista del documental, explica a la perfección la deshumanización que vivían en la época con esta frase: “Uno de los problemas de cuando creces con discapacidad es que no se te considera hombre o una mujer e incluso en el comienzo de cualquier relación se te ve solo como una persona con discapacidad y asexual, con la discapacidad tomando la mayor relevancia”.

Lo más importante, no fue solo lo que vivieron sus protagonistas, sino lo que sucedió después. Crip Camp fue la llama que provocó la revolución civil por los derechos de las personas con discapacidad en Estados Unidos que, años más tarde, daría lugar a la creación de la Americans with Disabilities Act (ADA) de 1990, una ley revolucionaria a nivel mundial.

Personas manifestándose con carteles en lucha por los derechos de las personas con discapacidad para la toma de favor de la sección 504 en Estados Unidos. Las personas están manifestandose pacificamente con carteles que dicen: Derechos civiles ahora para todas las personas con discacapcidad, sección 504 y fin de la guerra...

El documental ya tiene a sus espaldas un sinfín de premios y espero que esta noche sus directores, James Lebrecht y Nicole Newnham, se alcen con la estatuilla. Solo pensarlo me emociona, vivirlo será un recuerdo que quedará para siempre en la historia. Y, lo mejor de todo, es que puedes unirte a la celebración desde cualquier rincón del planeta y vivir la gala junto a los protagonistas de Crip Camp en este enlace: https://sfsu.zoom.us/webinar/register/WN_Zyv4lwIPQcOisYPobRBNEQ

Durante demasiado tiempo las personas con discapacidad han estado silenciadas, excluidas y marginadas. El Campamento Jened es todo un símbolo en la conquista de los derechos humanos, como lo fue en su día el asiento en el que Rosa Parks se sentó en aquel autobús. Espero que hoy reciban el homenaje y reconocimiento que merecen. Si hoy estoy escribiendo este blog, es porque otros estuvieron mucho antes, así que sigamos construyendo camino para seguir diciendo que "nada sobre nosotros sin nosotros".

A continuación, te dejo con la nota de sus directores. Esta noche, todos tenemos una cita en la alfombra roja.

Ilustración de un autobus con la frase Nothing About Us Without Us. Una frase que acompaña todo el documental. Desde las ventanas del autobus, aparecen manos de personas en señal de lucha, muletas y simbolos de la paz.

Nota de los directores Jim Lebrecht y Nicole Newnham
Crip Camp trata de la experiencia emocional de encontrar la comunidad y a uno mismo por primera vez y el poder de darse cuenta de que una vida mejor es posible a través del cambio social.
El Campamento Jened, un destartalado campamento de verano "para discapacitados" (un término que ya no se utiliza), era un entorno en el que las personas con discapacidad eran tratadas como miembros de una comunidad, con capacidad para tomar sus propias decisiones, y experimentaron por primera vez la plenitud de sí mismos como seres humanos.
En el campamento, las discusiones nocturnas en la litera llevaron a revelar experiencias comunes de opresión. Estas experiencias provocaron un cambio de perspectiva en Jim, y en muchos de los campistas y consejeros, que fue profundamente liberador. Despertó la comprensión de que el problema no eran ellos, el problema era un mundo injusto. Esta comprensión tendría un efecto dominó que cambiaría la trayectoria de las vidas de los de los campistas, de las vidas de otras personas con discapacidad, de las personas sin discapacidad, de los Estados Unidos y, finalmente, del mundo.
Hacer Crip Camp ha sido una colaboración única: entre un hombre y una mujer discapacitados y no discapacitados, un director novel y un cineasta veterano. Nuestras respectivas perspectivas se han complementado mutuamente y han dado lugar a una narrativa humana más completa. Hicimos Crip Camp a través de la asociación y construimos nuestra propia comunidad en la realización de esta película.
Jim Lebrecht y Nicole Newnham, directores de la película, posando en una fotografía.

Cuando organices una proyección, te pedimos que prestes atención a este tema central de la película: la importancia de alzar las voces que no suelen ser escuchadas y de construir una comunidad. Busca las historias de tu comunidad que no han sido contadas. En tus debates, haz un espacio extra para las voces de los activistas y defensores que están trabajando actualmente para impulsar el cambio. Por último, os instamos a todos a que actuemos para amplificar las voces de las personas con discapacidad, especialmente las de las comunidades interseccionalmente marginadas, y a que pongáis en práctica los conceptos de inclusión y accesibilidad en vuestra vida diaria. 
Esperamos que sus debates susciten nuevos pensamientos, nuevos comportamientos, nuevas acciones y ese sentido verdaderamente especial de la comunidad que nos une y nos eleva como uno solo. 
Etiquetas: