¿Es una deshonra nacer con discapacidad?

leer más
María Rodríguez
leer historia

En septiembre de 1884, Joseph y Mary Tape intentaron matricular a su hija de ocho años en una escuela local de San Francisco. A pesar de que su hija, Mamie, nació en Estados Unidos, sus padres eran de origen chino y esta fue la razón por la que la directora del centro, Jennie Hurley, denegó la solicitud de la familia.

Sin entender las razones de la decisión del centro, la familia Tape decidió demandar al consejo escolar y ganaron el pleito contra todo pronóstico, pero el resultado fue muy distinto al esperado. A pesar de la resolución favorable, el consejo escolar construyó una escuela para niños y niñas chinos de la zona a la que debería ir Mamie.

Mary Tape, inició una guerra lenta y dolorosa contra un sistema que volteaba la cabeza para el otro lado. En abril de 1885, escribió esta carta al consejo escolar:

Estimados Señores:
Veo que están dispuestos a poner toda clase de excusas para impedir que mi hija se matricule en la enseñanza pública. Estimados señores, hagan el favor de decirme una cosa: ¿Es una deshonra nacer chino? ¡¡¡Acaso no nos hizo Dios a todos!!! ¿Con qué derecho impiden que mi hija vaya a la escuela por ser de ascendencia china? No hay ninguna otra razón en el mundo para dejarla fuera salvo ésa. Supongo que todos ustedes van a la iglesia los domingos. Llaman acto cristiano a obligar a mis niños a ir tan lejos hasta una escuela hecha especialmente para ellos. Además, si quisiera mandarlos a una escuela china podría haberlo hecho hace dos años, sin pasar por todos estos líos. Todos sus amigos son caucásicos desde que empezó a dar sus primeros pasos. Si es lo bastante buena para jugar con ellos, ¿no lo es, en cambio, para estar en su misma clase y aprender con ellos? Harían bien en venir a verlo con sus propios ojos. Ver si la pequeña Tape no es como los demás caucásicos, salvo por los rasgos. Parece que da lo mismo cómo vivan y vistan los chinos mientras se sepa que son chinos. Y entonces se los odia por serlo. Para ellos no hay derecho ni justicia.
Han visto a mi esposo y a mi hija. Le dijeron a mi esposo que no tenían nada contra Mamie Tape. Si no tenían nada contra Mamie Tape, ¿por qué no la dejaron ir a la escuela más cercana a su casa, en vez de poner primero una excusa y luego otra excusa distinta para no dejarla entrar? Me da la impresión de que el señor Moulder sí tiene algo contra Mimie Tape, una niña de ocho años. Sé que no hay ningún otro niño, ¡chino quiero decir!, que quiera ir a su escuela china pública. ¡Mamie Tape no irá nunca a ninguna de esas escuelas chinas que están construyendo! ¡¡¡Nunca!!! Haré que el mundo vea, señor, la justicia que hay cuando mandan hombres con prejuicios racistas. Todo porque es de ascendencia china, no porque no vista como ustedes, porque lo hace. Solo porque desciende de padres chinos, yo creo que es más americana que muchos de ustedes, que intentan impedir que reciba una educación.
M. Tape

Han pasado 136 años desde que la Sra. Tape mandara esta carta. En ella, lanzó una pregunta que ha dado título a este post: ¿Es una deshonra nacer chino? La lucha de Mary Tape no es muy distinta a la que tienen muchas familias con el actual modelo educativo y tomo sus palabras para lanzar esta pregunta...¿Es una deshonra nacer con discapacidad? Independientemente de tu reflexión, lo mejor de esta carta es comprobar y corroborar el papel tan importante que han ocupado las madres en el activismo y lucha por los derechos humanos a lo largo de la historia.

Etiquetas: