La diversidad y las teorías de Darwin

leer más
María Rodríguez
leer historia

Es curioso, pero a lo largo de estos años me he hecho cientos de preguntas sobre qué es y qué no es una enfermedad rara. ¿Por qué existen? ¿Por qué razón Farid tiene una? ¿Tener una alteración genética es algo bueno? ¿Malo? Preguntas que han rondado por mi cabeza en más de una ocasión. Con el tiempo he encontrado mis propias respuestas. Las que voy a contarte están fundamentadas en los animales. 

Seguro que has tenido perro, gato, tortuga o puede que algún pájaro. Si no lo has tenido, seguro que algún familiar, amigo o vecino ha tenido algún tipo de mascota. Son animales típicos de muchos hogares, pero también están las gallinas, los cerdos, las vacas, patos, peces, lagartos, insectos y un largo etcétera de seres vivos. Son animales comunes y frecuentes para la mayoría, pero en algunas zonas, remotas y lejanas, existen animales mucho más diversos que, a pesar de ser extraordinariamente diferentes al resto, no son considerados raros ni portadores de ningún diagnóstico. Los admiramos, protegemos y cuidamos, simplemente por ser diversos y, por tanto, únicos.

Un ejemplo claro es la cebra. Podría considerarse un animal con ciertas similitudes a un caballo, pero tiene manchas y no unas manchas cualquiera. Rayas diversas, sin orden ni patrón preestablecido. Su cuerpo se transforma en un lienzo donde cada marca es un gesto de autenticidad. Nadie, en su sano juicio, consideraría a las cebras como enfermas a pesar de sus diferencias con los equinos. Son simplemente diferentes y, por ello, tan excepcionales. 

Dibujo de una cebra en acuarela realizado por mi hermano Manu. La cebra está de pie mirando al frente.

Está el ornitorrinco, el camaleón, el pulpo, el oso panda, la mantis religiosa…¡Cientos de ejemplos! El topo es ciego y esto no es una discapacidad, sino una virtud para poder desenvolverse bajo la tierra. El colibrí, siendo el ave más pequeña, es la única capaz de volar hacia atrás o las luciérnagas, tan especiales que brillan en la oscuridad. Algunas especies como las moscas y mosquitos tienen una esperanza de vida muy corta y otros como las tortugas pueden vivir hasta 250 años. 

Hablemos, también, del avestruz. Un ave tan alta como un jugador de baloncesto, de enorme cuello y con unas fuertes patas con las que corre a gran velocidad.

Un ave con alas, pero que no vuela. Mi hijo tiene piernas, pero no anda y para explicar esta situación tendría que comentar a cualquier persona que tiene discapacidad...¿El avestruz también la tiene? ¿Habría que enseñarle a volar para que sea como las demás aves? ¿Llevarla a fisioterapia o terapias para que alce el vuelo?

Es curioso como con los animales no nos hacemos tantas preguntas. Admiramos y valoramos cualquier pequeño detalle que les haga ser diferentes.

Charles Darwin afirmó que todas las especies tienen un origen común y estas van cambiando a lo largo del tiempo. Es lo que conocemos como evolución. De hecho, hace muy pocos días, unos científicos han descubierto una nueva especie de primate en Brasil y la noticia se ha celebrado en todo el mundo.

Sin embargo, esto no sucede con los seres humanos. Cuando una persona es diversa, dejamos de conjugar el verbo evolucionar y hablamos de enfermedades, trastornos o discapacidad. 

Darwin, y cito textualmente, dijo que: “A los animales, a quienes hemos hecho nuestros esclavos, no nos gusta considerarlos nuestros iguales”. ¿No ocurre algo parecido con las personas que son diferentes? ¿Con la discapacidad?

Que nuestra especie sea la dominante del planeta, no significa que debamos ser iguales. Tanto la naturaleza como la ciencia, nos han demostrado que la evolución solo es posible a través de la diversidad. Ser diferente no debería estar penalizado, todos deberíamos percibirlo como una seña de identidad y fortaleza. 

El pater de la evolución, también decía que las especies más fuertes son aquellas que son capaces de adaptarse al cambio. En avenirse a diferentes circunstancias y condiciones, nadie supera a aquellas que han nacido con diversidad y esto, mis queridos y queridas hommos sapiens sapiens, es una teoría que nadie puede negar.

Etiquetas: